Manifiesto

Me gusta concebir mis talleres como una extensión de mi obra, porque además de considerar el acto educativo como un espacio de creación, lo entiendo y ejerzo como una herramienta de activismo, con la convicción de que la educación artística tiene la capacidad de reconectarnos con nuestra esencia y nuestro poder.

Creo firmemente que tod@s tenemos un enorme potencial creativo por desarrollar, y que conocerlo y liberarlo nos llena de sentido, nos sana y nos hace más críticos, más humanos y más libres.

En mis talleres aprenderás a:

  • Concebir la creación como un proceso y no sólo como un resultado; amando tus creaciones desde que nacen, hasta que crecen y evolucionan, soltando la expectativa de cómo ‘deberían’ ser.
  • Sorprenderte y darte permiso para ‘equivocarte’ con gusto, hasta comprender que lo que percibes como ‘error’ es parte fundamental del proceso creativo.
  • Dar espacio a eso que tienes dentro: tus anhelos, tu belleza, tu rabia, tus miedos, tus frustraciones… para conocerte mejor y expresarte de una forma nueva, con amor y sinvergüenza.

¿Qué tienen de particular mis talleres?

  • El cuerpo es el protagonista.
    Crear desde el cuerpo es mucho más fluido y orgánico; las dudas y los bloqueos están en la mente. Antes de ponernos a trabajar te invitaré a hacer contacto con tus sensaciones corporales, para entrar en el ‘estado creativo’, ¡notarás la diferencia!
  • Tu vida siempre es el lienzo.
    Lo que más me motiva al acompañar cualquier proceso creativo es que cuando se hace de forma comprometida, siempre abre nuevas puertas en tu vida.

Además, todos los talleres incluyen el material necesario + música que nos acompaña + desayuno / merienda + textos e imágenes que inspiran y ayudan a abrir la mente y la mirada.

Date una vuelta por aquí y elige el que más te guste. También diseño talleres a medida, para grupos, educadores, empresas o despedidas de soltera…¡cualquier excusa es buena para vivir una experiencia creativa!